Escupir con sangre en el lavabo
Escupir con sangre en el lavabo

Síntomas de la enfermedad gingival

Todo lo que necesitas saber sobre la recesión gingival

La recesión gingival significa que las encías se retraen y dejan expuesta la raíz que hay debajo. El primer signo normalmente es un incremento en la sensibilidad dental, pero también puedes detectar que los dientes son más largos de lo normal o notar un desnivel en el punto en el que la encía se encuentra con el diente (también conocida como la línea de las encías).

Aunque se trata de un problema común, no se debe ignorar ya que puede ser un signo de enfermedad gingival.

Ilustración de la recesión de encías

¿Qué causa la recesión de las encías?

La recesión de las encías puede estar causada por muchos factores, como la edad, un cepillado demasiado fuerte o un mal cuidado bucal. Un mal cuidado bucal puede generar gingivitis: las encías se inflaman debido a la presencia de placa bacteriana y, si no se trata adecuadamente, pueden empezar a retraerse.

Si no se identifica la causa ni se frena la recesión de las encías, puede causar problemas de salud bucal más graves. La encía podría empezar a separarse del diente y crear "bolsas" a su alrededor en las que se podría acumular más placa. Con el tiempo, las bolsas se hacen más grandes, las encías siguen retrayéndose y los dientes empiezan a moverse.

Cómo detener la recesión de encías

Lo que es un hecho, es que una vez las encías empiezan a retraerse, no vuelven a su estado normal. Lo que significa que detectar y tratar el problema en sus primeras fases y antes de que empiece a desarrollarse en algo peor es de crucial importancia.

Por ello, lo primero que debes hacer si sospechas que padeces recesión gingival es hablar con tu dentista. Él podrá identificar la causa de la recesión y aconsejarte los mejores tratamientos.

Si evalúas junto a tu dentista tu rutina de cuidado bucal, podrás evitar la recesión de las encías y, si ya sufres el problema, evitar que empeore.

Empezar a usar un dentífrico como la pasta de dientes de uso diario con flúor de parodontax puede ayudar a detener y evitar el sangrado de las encías. Si se usa dos veces al día en el cepillado, es 4 veces más eficaz que una pasta normal a la hora de eliminar la acumulación de placa en la zona próxima a las encías (donde la encía se une al diente) y ayuda a mantener las encías sanas y los dientes fuertes.