Ilustración de las encías afectadas por la gingivitis y la etiqueta 'Etapas'
Ilustración de las encías afectadas por la gingivitis y la etiqueta 'Etapas'

Fases de la enfermedad gingival

¿Qué son las encías sanas?

Unas encías sanas son de vital importancia para unos dientes sanos. Están hechas de un tejido blando, similar a la piel y cubren los huesos que sostienen los dientes. Forman un sellado fuerte alrededor de los dientes limitando las zonas en las que puede acumularse la placa bacteriana. 

Las encías sanas son de un color rosado o coral, aunque pueden contener otros pigmentos en función de tu origen étnico. 

Los cambios en tus encías por ejemplo, si tienen un aspecto rojizo o inflamado, o si sangran cuando te cepillas los dientes o usas el hilo dental o si están empezando a retraerse, pueden ser signos de enfermedad gingival. 

La principal causa de enfermedad gingival es la acumulación de placa bacteriana alrededor de la línea entre la encía y el diente (donde entran en contacto). Si no se elimina mediante un cepillado regular y el uso del hilo dental, puede causar irritación y gingivitis, lo que es una fase temprana y reversible de enfermedad gingival. 

Si la gingivitis no se trata, puede debilitar el sellado entre las encías y los dientes lo que hace posible que se desarrollen espacios o "bolsas". Si no se tratan estas bolsas entre las encías y los dientes pueden hacerse más profundas y desarrollarse hasta convertirse en una de las formas más graves de enfermedad gingival: la periodontitis, que es irreversible y puede causar la pérdida de piezas dentales.

Ilustración de encías saludables