Ilustración de bacterias en las encías, con la etiqueta "causas"
Ilustración de bacterias en las encías, con la etiqueta "causas"

Causas de la enfermedad gingival

¿Cómo puede el tabaco incrementar el riesgo a padecer la enfermedad gingival?

Fumar es perjudicial para la salud, y eso incluye a tus encías. Si fumas, tienes un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad gingival y, si la padeces, tendrás una mayor probabilidad de que sea más grave y más difícil de tratar en comparación con los no fumadores. Cuanto más fumes y cuanto más tiempo hace que fumas, mayores son los riesgos.

Cigarrillo encendido en un cenicero

¿Por qué los fumadores tienen más riesgo de padecer la enfermedad gingival?

La enfermedad gingival, o gingivitis, está causada por la acumulación de placa bacteriana encima, alrededor y entre los dientes. Esto puede irritar las encías, lo que hace que se enrojezcan, se inflamen y sangren cuando te cepillas los dientes o usas el hilo dental. Si no se trata, la situación puede empeorar y causar la pérdida de piezas dentales.

Debido a que el tabaco debilita la capacidad que tiene el cuerpo para luchar contra las infecciones, dificulta la lucha contra la infección gingival. Por eso, una vez dañadas, el tabaco también dificulta su curación.

El otro motivo por el que el riesgo es mayor en los fumadores es porque el tabaco puede enmascarar los signos de la enfermedad gingival.

El sangrado durante el cepillado o el uso del hilo dental son un síntoma común de la gingivitis pero, como la nicotina restringe el flujo sanguíneo hasta las encías, es posible que una persona fumadora no sufra ese signo temprano de enfermedad gingival.

Las encías sanas son rosadas y si se enrojecen puede ser un indicativo de que están afectadas por la enfermedad gingival. Este es otro signo que puede desaparecer si fumas, ya que las encías de las personas que fuman mucho pueden tornarse grises y perder su color.

¿Por qué es peor la enfermedad gingival para los fumadores?

Si no se observan estos primeros signos, es posible que no se detecte la enfermedad hasta que ya sea más grave. Esto es un problema ya que, una vez que los fumadores desarrollan gingivitis es más difícil tratársela. ¿Por qué? Porque el tabaco reduce la capacidad corporal de combatir y curar la infección gingival y es posible que los tratamientos no funcionen tan bien como con los no fumadores. Todo esto significa que los fumadores tienden a padecer una enfermedad gingival más grave y tienen más posibilidades de perder piezas dentales como resultado.

Cómo prevenir la enfermedad gingival

El primer paso es dejar de fumar. Incluso aquellas personas que ya padecen una enfermedad gingival grave, dejar de fumar marca una gran diferencia. Si necesitas otra buena razón para dejarlo, piensa que dejar de fumar hará que tus encías y tus dientes se mantengan sanos.

Eliminar la placa bacteriana con una buena rutina de cuidado oral también ayudará a mejorar la salud de tus encías. Cepillarse los dientes dos veces al día con la pasta de dientes parodontax elimina físicamente la acumulación de bacterias entre la encía y los dientes, lo que ayuda a mantener las encías sanas y los dientes fuertes.

Para los fumadores, es especialmente importante que lleven a cabo revisiones regulares ya que un examen realizado por un profesional podría detectar los signos de la enfermedad gingival aunque estén enmascarados por el tabaco. Tu dentista también puede aconsejarte qué hacer para evitar que la gingivitis empeore.