¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD PERIODONTAL?

La enfermedad periodontal es el término médico de la enfermedad de las encías. Se puede emplear para referirse a todo el espectro de la enfermedad de las encías, incluyendo la gingivitis, que es una forma leve de la enfermedad, pero en la mayoría de los casos se usa para referirse a la segunda fase de la enfermedad de las encías, la periodontitis.

La enfermedad periodontal es una de las diez enfermedades que afectan a los humanos con más frecuencia y la principal causa de la pérdida de piezas dentales entre adultos, por lo que es importante ser consciente de la enfermedad y cómo se puede desarrollar.

Si no pones freno a la primera etapa de la enfermedad periodontal, la gingivitis, puede evolucionar en periodontitis, una enfermedad inflamatoria crónica que afecta al periodonto – el nombre que se da a los tejidos, ligamentos y huesos que rodean y son la base de los dientes. Si la periodontitis no se trata, puede dañar gravemente estas estructuras y terminar provocando la pérdida de piezas dentales.

¿QUÉ CAUSA LA ENFERMEDAD PERIODONTAL?

Una boca sana contiene más de 700 tipos de bacterias – la mayoría son inofensivas. El tipo que causa la enfermedad periodontal se llama precisamente bacteria periodontal. Esta bacteria no suele causar problemas, pero en determinadas circunstancias, puede volverse dañina. Esto ocurre cuando la capa de bacterias y partículas alimenticias, conocida como placa, no se elimina mediante el cepillado regular.

Cuando la placa se deja intacta, crea un caldo de cultivo donde las bacterias periodontales se multiplican. Esto produce derivados dañinos que activan la respuesta inflamatoria natural del cuerpo, haciendo que las encías se hinchen e inflamen. Si la enfermedad periodontal no se trata, puede empeorar porque la placa se endurece transformándose en sarro, un depósito duro que no se puede eliminar solo con el cepillado.

A medida que el sarro se desarrolla, favorece que crezca más placa hacia la raíz del diente y la inflamación puede hacerse crónica. Las bolsas se forman donde la encía empieza a separarse del diente y, como las bacterias nocivas siguen creciendo en estos espacios, la infección se extiende y causa daño en el hueso de la mandíbula y las estructuras alrededor de los dientes, provocando finalmente la pérdida de piezas dentales.

LA PERIODONTITIS EXPLICADA

Es clave comenzar un tratamiento para evitar que la periodontitis empeore. El primer paso es acudir al dentista, que puede identificar la enfermedad periodontal y recomendarte la mejor manera de tratarla.

Si te diagnostican enfermedad periodontal, puedes acudir a un periodoncista, un dentista especialista en periodontitis. Los periodoncista se centran exclusivamente en la enfermedad de las encías y están formados para prevenir, diagnosticar y tratar la enfermedad periodontal.

Hay distintos tratamientos disponibles para la periodontitis y el dentista o periodoncista te puede explicar cuál es el más adecuado para tu caso. Algunos podrían ser:

  • Consejos para mejorar tu rutina de cuidado bucodental – si muestras síntomas de gingivitis, un cepillado correcto de los dientes o el uso de hilo dental o cepillos con filamentos interdentales pueden ayudarte a eliminar la placa de manera más eficaz. La pasta de dientes de uso diario parodontax, con un cepillado dos veces al día, es x4 veces más eficaz que una pasta de dientes convencional eliminando la acumulación de placa bacteriana en la línea de la encía (la zona donde la encía se une al diente), ayudando a mantener las encías sanas y los dientes fuertes.
  • Limpieza profesional – el dentista o higienista raspa la placa y el sarro acumulados y luego pule los dientes para evitar que vuelvan a aparecer.
  • Antibióticos – en alguna ocasión se pueden prescribir para eliminar infecciones aisladas que no han respondido a otros tratamientos no quirúrgicos.
  • Cirugía de las encías – hay algunos tipos de cirugía de encías que se usan para tratar la enfermedad periodontal. El dentista puede levantar o recortar la encía para limpiar los depósitos de placa y sarro de la superficie de la raíz y luego pulir la zona para prevenir que vuelvan a aparecer. O, si hay pérdida ósea, es posible que el dentista use un material regenerador (o injerto) en el tratamiento. Después de la cirugía de encías, puede que el dentista te recomiende un breve ciclo de enjuague bucal antimicrobiano como el colutorio parodontax extra 0,2 % para ayudar a reducir las bacterias y prevenir infecciones.

En cualquier caso, el dentista debería continuar supervisando el progreso de la enfermedad periodontal para garantizar que estás recibiendo el tratamiento adecuado para ayudar a mantener las encías todo lo sanas que sea posible.