SÍNTOMAS Y SIGNOS DE LA GINGIVITIS A LOS QUE SE DEBE PRESTAR ATENCIÓN

La gingivitis es una fase temprana y leve de la enfermedad de las encías. Detectar los signos de la gingivitis es importante, ya que permite actuar con rapidez para detener el transcurso de la enfermedad de las encías antes de que la situación se agrave más.

Si no se trata, la gingivitis puede evolucionar en periodontitis, que es la forma de la enfermedad de las encías grave e irreversible y la causa más frecuente de pérdida de piezas dentales en adultos. La buena noticia es que adoptar una buena rutina de cuidado bucodental puede ayudar a terminar con la gingivitis y a mantener las encías sanas. Por este motivo es esencial fijarse en cualquier signo de gingivitis para poder parar el progreso de la enfermedad de las encías.

4 SÍNTOMAS DE LA GINGIVITIS

Esta es una guía útil para ayudarte a detectar los cuatro principales síntomas de la gingivitis:

1. Sangrado de encías

Uno de los primeros síntomas de la enfermedad de las encías que puedes presentar es el sangrado de encías. Las encías sanas no sangran, así que si sangras cuando te cepillas los dientes o usas el hilo dental, podría ser un síntoma de gingivitis. Aunque solo sangres de vez en cuando, no lo ignores porque podría ser un indicativo de que estás desarrollando una enfermedad de las encías.

2. Mal aliento

Hay muchos motivos por los que podrías tener mal aliento o halitosis, su nombre médico. Puede estar causado por algo que has comido o porque no estás cuidando bien tus dientes y encías, pero también podría ser un síntoma temprano de la gingivitis. Esto se debe a que las bacterias asociadas a la enfermedad de las encías también liberan un mal olor cuando las partículas de comida se descomponen en la boca. El mal aliento es embarazoso y desagradable, pero también podría ser lo que te alerte de que estás desarrollando una enfermedad de las encías.

3. Encías inflamadas

Las encías deben tener un aspecto rosa y firme. La siguiente vez que te cepilles los dientes, mírate bien las encías. Las encías inflamadas podrían ser un síntoma de gingivitis y un indicativo de que necesitas cuidar mejor de tus encías.

4. Encías retraídas

Ve al espejo y mira si tienes las encías retraídas. Esto ocurre cuando la encía empieza a contraerse y la raíz debajo de los dientes queda expuesta. Puede que notes que tus dientes parecen un poco más largos o veas una marca donde la encía se une al diente (línea de la encía). Otro síntoma de la retracción de las encías puede ser la sensibilidad dental. Las encías retraídas son relativamente comunes. Si las tienes, es el momento de averiguar la causa y qué puedes hacer para evitar que vayan a peor.

¿Sabías que el dolor suele ser la manera en la que tu cuerpo te alerta sobre un problema? Normalmente la gingivitis no duele, por lo que puede que se pase por alto. El dolor de encías suele estar causado por otro motivo, quizás una mala técnica de cepillado o un absceso dental. Si tus encías están blandas y te duelen, habla con el dentista para averiguar qué está provocando el problema.

QUÉ HACER SI CREES QUE PUEDES TENER GINGIVITIS

Si tienes alguno de estos síntomas de la gingivitis, no lo ignores. En las etapas tempranas puedes detener el transcurso de la enfermedad de las encías, pero con el tiempo, si no se trata, puede evolucionar en periodontitis o incluso pérdida de piezas dentales. Lo mejor que puedes hacer si detectas alguno de estos síntomas es acudir al dentista. Un profesional puede detectar los síntomas tempranos de la gingivitis y aconsejarte sobre la mejor manera de tratarlos antes de que empeoren.

Y recuerda, la mejor forma de detener la evolución de la enfermedad de las encías es adoptar una buena rutina de salud bucodental.