NO DEJES QUE LA ENFERMEDAD GINGIVAL DETENGA TU VIDA

La enfermedad gingival puede ser una experiencia desagradable e incómoda. Desde el sangrado o la inflamación de las encías causados por la gingivitis a problemas más serios como la periodontitis, los efectos físicos de la enfermedad gingival tienden a empeorar cuanto más tiempo se tarda en tratarlos.

Existen más detalles sobre los primeros signos de advertencia de la enfermedad gingival (así como consejos sobre cómo tratarlos) en otros apartados de este sitio Web. Si sospechas que sufres alguno de ellos, debes hablar con tu dentista.

El impacto oculto de la enfermedad gingival

En general, el 50 % de los adultos padece la enfermedad gingival. Sin embargo, para muchas de las personas que experimentan los síntomas de la enfermedad el impacto no es solo físico, también te puede afectar en el aspecto emocional y social.

Por ejemplo, las personas que padecen halitosis (mal aliento), un signo potencial de la enfermedad gingival, pueden sentirse incómodos, especialmente en situaciones sociales o cuando quieren acercarse a alguien. Del mismo modo, la enfermedad gingival puede tener un efecto físico y estético sobre tu boca, especialmente en los casos más graves, como la periodontitis, en los que puede causar la pérdida irreversible de piezas dentales. Esto puede ser angustiante y generar una pérdida de seguridad.

Por otro lado, las personas que sufren de sangrado en las encías cuando se cepillan los dientes o usan el hilo dental se preocupan sobre su causa o sobre su significado para la salud de las encías. Incluso algo tan simple como comer con los amigos puede convertirse en algo difícil por si los dientes sangran durante la comida.

Cómo tratar la enfermedad gingival

Afortunadamente, existen muchas formas de detener la enfermedad gingival en sus inicios, empezando con una visita al dentista.

También puedes seguir algunos simples pasos entre las revisiones dentales para mantener las encías sanas, los dientes fuertes y el aliento fresco: y reducir así el impacto de la enfermedad gingival en tu vida.

  • Cepíllate los dientes durante dos minutos dos veces al día con la pasta de dientes de uso diario con flúor parodontax. Es 4 veces más eficaz en la reducción de la principal causa del sangrado que una pasta de dientes normal*. Dos de cada tres personas que expresaron su preocupación sobre el impacto de la enfermedad de las encías en su vida, dijeron que se sentían más seguros después de usar durante 30 días la pasta de dientes parodontax. El mismo número de personas afirmó que ya no evitaba situaciones sociales ni se preocupaba por la salud de sus encías.
  • Utiliza un cepillo manual o eléctrico con un cabezal pequeño y unas cerdas suaves y redondeadas y presta especial atención a la línea de las encías (la zona en la que la encía entra en contacto con el diente). Por ejemplo, el cepillo de dientes parodontax ha sido diseñado para evitar los problemas gingivales y facilitar el cepillado de los dientes.
  • Usa el hilo dental o los cepillos interdentales para eliminar la placa de las zonas de difícil acceso como, por ejemplo, entre los dientes.
  • Utiliza un enjuague bucal como el colutorio de uso diario de parodontax, que aporta una protección diaria a las encías.

Consulta a tu dentista el mejor tratamiento para la enfermedad gingival.

*eliminando la acumulación de bacterias que causan el sangrado de encías, tras una limpieza profesional y un cepillado dos veces al día