Enfermedad gingival: ¿Realidad o ficción?

La enfermedad gingival afecta a muchas personas en todo el mundo y aproximadamente el 50 % de los adultos se ven afectados por la gingivitis alguna vez en su vida. También existen una serie de mitos sobre la enfermedad gingival que se han ido desarrollando con el tiempo.

Hay algunos mitos comunes sobre la enfermedad gingival con los que te irás encontrando, así como algunos hechos clave que se deben conocer en relación a las causas y al tratamiento de la enfermedad gingival...

1. EL SANGRADO DE ENCÍAS SOLO AFECTA A LAS PERSONAS MAYORES - MITO

El sangrado de las encías es un síntoma común de la enfermedad gingival y a menudo está causado por la acumulación de la placa por encima, alrededor y entre los dientes. Puede afectar a personas de todas las edades, aunque el problema es menos frecuente en los niños.

2. LAS ENCÍAS QUE SE RETRAEN NUNCA VUELVEN A ESTAR COMO ANTES - REALIDAD

¿Vuelven a crecer las encías que se han retraído? No, las encías no vuelven a crecer por sí solas. El uso del hilo dental y utilizar una pasta de dientes con flúor como parodontax puede ayudar a prevenir una mayor acumulación de placa causante de la recesión de encías.

3. SI TE CEPILLAS DEMASIADO FUERTE, PUEDES HACER QUE TE SANGREN LAS ENCÍAS - REALIDAD

Un cepillado demasiado fuerte puede causar sangrado en las encías, pero también puede ser un signo de enfermedad gingival (gingivitis). Habla siempre con tu dentista si ves sangre cuando te cepillas los dientes. Cuando te cepillas, es importante no presionar demasiado. Utiliza un cepillo manual o eléctrico con un cabezal pequeño y unas cerdas suaves y redondeadas. Muévelo con cuidado realizando movimientos circulares o elípticos y presta especial atención a la línea de las encías (la zona en la que la encía entra en contacto con el diente). También te recomendamos que cambies tu cepillo de dientes cada tres meses.

4. LA ENFERMEDAD GINGIVAL NO SIEMPRE ES GRAVE - MITO

La gingivitis es la primera fase de la enfermedad gingival y puede solucionarse con el tratamiento adecuado y una rutina de cuidado oral adecuada. Sin embargo, si no se trata, puede causar problemas gingivales más graves, conocidos como periodontitis, que es irreversible, no puede solucionarse y puede causar la pérdida de piezas dentales.

5. SOLO NECESITO VISITAR AL DENTISTA CUANDO TENGA UN PROBLEMA - MITO

Si sospechas que podrías estar sufriendo alguno de los signos de la enfermedad gingival (como por ejemplo el sangrado de encías cuando te cepillas) consúltalo con tu dentista tan pronto como sea posible. Sin embargo, también deberías realizarte revisiones periódicas tal y como recomienda tu dentista, aunque creas que no tienes ningún problema. Tu dentista puede detectar signos de enfermedad gingival u otros problemas antes de que desarrolles ningún síntoma, y puede ayudarte a detener el avance de la enfermedad gingival antes de que la situación empeore.