Consejos sobre cómo tratar en casa la enfermedad gingival

Las revisiones dentales regulares son una de las mejores defensas para prevenir la enfermedad gingival. A continuación, encontrarás algunos consejos de experto para mantener unos dientes y unas encías sanos entre cada visita al dentista.

Aunque experimentes algunos signos de la enfermedad gingival, como unas encías inflamadas, rojas y sangrado; es posible que no seas consciente de que tienes un problema hasta que visites a tu dentista. Es posible que la gingivitis, la primera fase de la enfermedad gingival, no duela. Por eso, a menudo, no se detecta. También pueden pasarla por alto los fumadores, ya que fumar elimina los signos más tempranos.

Por eso es tan importante visitar a tu dentista para realizarte revisiones regulares: un examen profesional puede detectar los síntomas de la enfermedad gingival aunque no sean obvios, lo que te permite dar los pasos necesarios para evitar que empeore.

La gingivitis más grave está causada por la acumulación de placa bacteriana encima, alrededor y entre los dientes. Si no se elimina mediante un cepillado regular, puede irritar las encías y causar enrojecimiento, inflamación y sangrado e incluso llegar a empezar a retraerse. Podrían llegar a estar tan dañadas que se vea afectado el alvéolo. Ese es el punto final del avance de la enfermedad gingival: la periodontitis. Es irreversible y puede causar pérdida de piezas dentales.

CÓMO PONERLE FRENO A LA GINGIVITIS

Si tu dentista te diagnostica gingivitis, debes recibir una evaluación experta sobre cómo tratarla en casa para evitar que empeore. También pueden practicarte tratamientos profesionales mediante cirugía.

La clave de un tratamiento exitoso es eliminar y controlar la acumulación de placa bacteriana mediante una buena rutina de salud oral.

El primer paso es cepillarse dos veces al día mediante una técnica correcta para garantizar que tus dientes y encías están realmente limpios. Si estás en situación de riesgo de padecer problemas graves en las encías, es posible que tu dentista te sugiera que utilices un cepillo para toda la boca y un cepillo especial u otras herramientas de limpieza para las zonas de difícil acceso. Por ejemplo, un cepillo interdental o interproximal o el hilo dental para eliminar la placa de las zonas más complicadas, como entre los dientes.

El segundo paso es utilizar la pasta de dientes parodontax clínicamente probada en su efectividad para la reducción de la acumulación de placa.

Si tienes síntomas graves, persistentes o más frecuentes de enfermedad gingival, es posible que tu dentista te recomiende un breve tratamiento de colutorio parodontax Extra 0,2% además de cepillarte los dientes dos veces al día. El colutorio parodontax Extra 0,2% contiene clorhexidina, que trabaja para inhibir la formación de la placa bacteriana que causa la enfermedad de las encías. Es un buen tratamiento a corto plazo para ayudar a prevenir enfermedades gingivales más graves ya que gracias a él se mejora la rutina de cuidado oral.

CONSULTA SIEMPRE CON UN PROFESIONAL

Mantener las encías y los dientes sanos en casa es la mejor manera de prevenir y tratar la enfermedad gingival, pero no puede considerarse como una alternativa a las visitas al dentista o al higienista dental. Solo un profesional puede diagnosticar la gingivitis o detectar si ha evolucionado hasta periodontitis, enfermedad que debe ser tratada por un experto para minimizar el daño a las encías y los dientes.