¿CÓMO PUEDE TRATAR MI DENTISTA LA ENFERMEDAD GINGIVAL?

Con frecuencia, la enfermedad gingival no causa dolor ni molestias. A continuación, puedes leer más detalles sobre cómo puede el dentista detectar los signos de la enfermedad y tratarla antes de que empeore.

Los dentistas son especialistas en mantener tus dientes y tus encías sanos. Durante una revisión, examinan tu boca, encías y dientes para detectar cualquier problema. A menudo puede ser la primera defensa ante la enfermedad gingival.

A diferencia de la sensibilidad o molestia dental, la enfermedad gingival a menudo no duele ni causa molestias, por eso aunque detectes algunos de los signos, como enrojecimiento, inflamación, sangrado o retracción de las encías, es posible que no busques ayuda tan rápido como deberías. Sin embargo, si no tratas la enfermedad gingival en su primera fase, puede llegar a desarrollarse hasta la segunda, conocida como periodontitis, que es mucho más grave y puede causar la pérdida de piezas dentales.

¿CÓMO SE PUEDE DETECTAR LA GINGIVITIS EN UNA REVISIÓN DENTAL?

Durante la primera parte de una revisión dental tu dentista creará lo que conocemos como "historia clínica" que ayuda al dentista a hacerse una idea de tus posibles factores de riesgo. Es posible que te haga preguntas como:

  • ¿Has experimentado algún síntoma de enfermedad gingival como el sangrado o la inflamación de las encías?
  • ¿Has recibido anteriormente algún tratamiento para la enfermedad gingival?
  • ¿Fumas o tienes antecedentes de enfermedad gingival en la familia?
  • ¿Con qué frecuencia te cepillas los dientes?

Mediante estas preguntas, tu dentista puede saber si tienes una mayor propensión a padecer una enfermedad gingival. Si ya te has tratado la enfermedad anteriormente o detecta los primeros síntomas de enfermedad gingival, le alertarán sobre posibles problemas. Si fumas o tienes antecedentes en la familia de enfermedad gingival o si no tienes una buena rutina de cuidado oral tienes más posibilidades de sufrir problemas gingivales.

La segunda fase es el examen clínico, mediante el que tu dentista buscará síntomas de enfermedad gingival como:

  • Encías inflamadas, hinchadas o enrojecidas
  • Sangrado de encías
  • Cambios en la textura de las encías: las encías sanas presentan pequeñas hendiduras que son como puntitos; cuando se presenta una enfermedad gingival, se hinchan, se alisan y tienen una textura brillante
  • Recesión de las encías: la línea de las encías se retrae del diente
  • Bolsas o espacios entre las encías y los dientes
  • Movimiento dental

¿CÓMO ME PUEDE AYUDAR MI DENTISTA?

Si tu dentista te diagnostica gingivitis, es posible que te recomiende que te realices una limpieza dental profesional. Esto lo puede llevar a cabo un dentista o un higienista y ha sido diseñada para eliminar la acumulación de placa bacteriana y limpiar a fondo tus dientes.

El dentista o higienista también te puede aconsejar sobre cómo tratar y prevenir en casa la enfermedad gingival.

Si padeces una gingivitis grave, es posible que tu dentista te recomiende un breve tratamiento con el colutorio parodontax Extra 0,2% para prevenir y ayudar en el tratamiento de tu enfermedad gingival. Contiene clorhexidina, cuyo efecto en el tratamiento de la gingivitis se ha probado clínicamente. Su acción doble inhibe la formación de las bacterias que pueden causar la enfermedad gingival de forma rápida y crea un escudo protector para repeler las bacterias hasta 12 horas después de haberte enjuagado.

¿CON QUÉ FRECUENCIA DEBO VISITAR AL DENTISTA?

Tu dentista te aconsejará cuándo debes visitarlo para realizarte revisiones. Si experimentas algún síntoma o tienes algún problema entre visita y visita, debes concertar una cita con tu dentista de inmediato.